www.restauranthotelbar.com

Maurice Lacroix presenta el reloj automático Aikon en la subasta de Only Watch 2017

martes 25 de julio de 2017, 21:50h
Con motivo de Only Watch 2017, Maurice Lacroix presenta el primer reloj de su gama Aikon con movimiento automático. Gracias a su diseño con superficies contrastadas y mates, el Aikon Automatic Chronograph de Maurice Lacroix adquiere un carácter masculino y anguloso
Maurice Lacroix presenta el reloj automático Aikon en la subasta de Only Watch 2017
Ampliar

- Con motivo de Only Watch 2017, Maurice Lacroix presenta el primer reloj de su gama Aikon con movimiento automático. Gracias a su diseño con superficies contrastadas y mates, el Aikon Automatic Chronograph de Maurice Lacroix adquiere un carácter masculino y anguloso. Este cronógrafo en tonos grises y amarillos ostenta orgullosamente sus líneas dinámicas. Esta pieza única, que será subastada por Christie's el 11 de noviembre en Mónaco en beneficio de la Asociación Monegasca contra las Miopatías, abre camino a una nueva generación de relojes Aikon.

Alzarse como icono de todo un sector es algo increíblemente difícil, todo un sueño que Maurice Lacroix consiguió́ hacer realidad gracias al Calypso, un reloj de cuarzo que se convirtió en un arquetipo de la artesanía relojera allá́ por los 90.

En 2016, Maurice Lacroix consiguió reinventar este icónico reloj. Rebautizado con el nombre de Aikon, el reloj se sometió a un rediseño integral para tener en cuenta las tendencias más actuales. Su angulosa caja presenta líneas rectas, ángulos limpios y esquinas pronunciadas, pero todos sus acabados delicadamente achaflanados suavizan el conjunto y la hacen atractiva a la vista. El bisel, dotado de dobles caballetes en relieve, recuerda la forma de las asas de la correa, dos barras paralelas situadas en una posición central. Inspirado en los códigos vigentes durante la época que vio nacer al Calypso, el Aikon es, sin la menor duda, un reloj contemporáneo. Su innegable carisma y minuciosos acabados lo han convertido en un superventas.

Gracias a este éxito, la gama Aikon no para de crecer. Su ampliación comienza con un reloj sin par que sirve de antesala a los Aikon que están por venir. Para Only Watch 2017, Maurice Lacroix presenta el Aikon Automatic Chronograph. En gris marengo combinado con negro gracias al uso generalizado de un revestimiento de PVD, y salpicada a su vez de detalles en amarillo brillante, el color representativo de Only Watch 2017, su caja inoxidable de 45 mm alterna superficies mates y pulidas. La pieza alberga un calibre Maurice Lacroix ML157, un movimiento de cronógrafo automático con dos contadores y fecha. Con una reserva de marcha de 48 horas, presenta unos acabados cuidados, como el perlado y el motivo Côtes de Genève, que se hacen especialmente visibles debido a que cubren la parte trasera del movimiento y el rotor.

El patrón a cuadros de su esfera pone de manifiesto un diseño intenso, masculino y deportivo. Y como colofón, esta pieza única abre camino a nuevos desarrollos, ya que Aikon empezará a equiparse con movimientos automáticos además de los de cuarzo.


Maurice Lacroix

Maurice Lacroix

Maurice Lacroix tiene su sede en Saignelégier, en la región del Jura, famosa por su genialidad relojera. Durante los últimos 40 años, la compañía relojera suiza ha producido reputados relojes por su alto valor y la importancia de los detalles. En 2006, la casa diseñó y desarrolló su primer movimiento de elaboración propia, y en los años sucesivos este dato ha crecido hasta los 15 calibres de manufactura propia.

A lo largo de la historia, la empresa ha ganado más de una docena de grandes premios por sus relojes y diferentes actores del sector han reconocido su ingeniosa creatividad, su diseño y su maestría artesanal. Los relojes de Maurice Lacroix se distribuyen en 2.200 puntos de venta.

Continúa creciendo gracias a una fórmula de éxito basado en la calidad, fiabilidad, ingenio y determinación, algo que se consigue con diseños que se perciben como frescos y con gran valor, respaldados por tecnologías patentadas. La compañía busca constantemente nuevas e innovadoras formas de indicar el paso del tiempo y acompañar a los consumidores en su búsqueda del éxito. Esta “pasión por el progreso” es el eje central de la cultura de la marca. El 1 de julio de 2011, DKSH, empresa suiza con sede en Zúrich y proveedor líder en servicios de expansión de mercado en Asia, adquirió una participación mayoritaria de Maurice Lacroix. Con 780 filiales y 30.320 empleados, DKSH está presente en 36 países y facturó 10.500 millones de francos suizos en 2015.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Instagram Compartir en Meneame Compartir en MySpace compartir en Tuenti

+

0 comentarios