www.restauranthotelbar.com

Montebaco, Herederos del Terruño Centenario

miércoles 05 de octubre de 2016, 18:02h
Enclavada en la Finca Monte Alto, esta bodega familiar de la D.O. Ribera del Duero, pone en valor el verdadero significado de la expresión ¨vinos de finca¨. Ebrardo suda bajo la áspera túnica blanca, ahora sucia de tierra parda y castellana.
Montebaco, Herederos del Terruño Centenario
Ampliar

Ha recorrido un largo camino desde la abadía de Berdona, en su Francia natal, hasta estos llanos cedidos a la Orden por el Rey de Castilla -Alfonso- y bañados por el Duero. Se ajusta el negro escapulario con el cinto de cuero y toma una uva entre los dedos: está lista para la vendimia. El abad Martín le ha advertido que en estas tierras las uvas maduran antes que en el Norte, que son uvas tempranas.

El monje blanco (como le apodan los campesinos) es el responsable de la viña de Granja de Xaramiel, que depende del monasterio cisterciense de Santa María de Valbuena. Este terruño pucelano, ligeramente elevado, tiene un suelo distinto al de los llanos que lo rodean y Ebrardo lo ha trabajado con la devoción que san Benito le exige: ¨Ora et labora¨.

El vino de esas uvas se usará, sobre todo, para la liturgia y tan sagrado fin es una exigencia de calidad.

Han pasado nueve siglos desde que los monjes cistercienses vendimiaran por primera vez en la Finca Monte Alto, a caballo entre Valbuena de Duero y Pesquera. Plena Ribera del Duero.

Montebaco

Lo que Ebrardo (quien, por cierto, es un personaje real que llegó a ser el segundo Abad del Monasterio de Santa María de Valbuena, sucediendo a Martín) no llegó a ver, es que sus queridas tierras pasarían a manos privadas por mor de la Desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, que el Marqués de Pesquera las adquiriría y haría de ellas cortijo. Y muchísimo menos que, en 1981, la madrileña familia Pérez-Andújar vendería la propiedad a Manuel Esteban y a su esposa Mª Ángeles Martín.

En ese año la medieval Granja de Xaramiel ya se llama desde hace tiempo Finca Monte Alto y sigue siendo un enclave singular desde el punto de vista vinícola. Su altitud de 800 a 850 metros sobre el nivel del mar y su terreno arcilloso/calcáreo distinguen su producción de uva de la de las fincas vecinas.

Es el verdadero concepto de terruño quien alumbra la primera añada de Bodegas Montebaco hace 22 años.

Hoy, la familia Esteban- Martín sigue elaborando sus vinos en el mismo sitio en que Ebrardo rezaba y trabajaba y con idéntico espíritu: la calidad.

Con 50 hectáreas repartidas en diversas parcelas -El Blanquero, La Visera y La Vaquería- y con la dirección técnicadel enólogo César Muñoz desde 1997, Bodegas Montebaco expresa la singularidad de su finca a través de vinos como:

TINTOS:

- Montebaco de Finca: uva Tempranillo originaria de Finca Monte Alto. Crianza de 13 a 18 meses.

- Montebaco Selección Especial: mayoritariamente Tempranillo procedente de las viñas más viejas de la finca y solamente en las mejores añadas. Crianza de 14 a 18 meses en roble francés.

- Semele: ensamblaje de Tempranillo y Merlot. Tinto de perfil moderno con 12 meses de barrica.


ROSADO:

- Montebaco rosado: Merlot y Tempranillo.


BLANCO:

- Montebaco blanco: desde 2005, Bodegas Montebaco elabora sobre lías este monovarietal de uva Verdejo bajo la D.O. Rueda.

Aquellos monjes medievales conservaban el vino en condiciones de isotermia, al hacerlo madurar en recipientes elaborados con las mismas piedras de cantería con las que edificaban sus abadías.

En bodegas Montebaco esto se logra en nuestros días con un preciso control informático de la temperatura de los depósitos. La inversión en instalaciones y tecnología también distinguen a la bodega de la familia Esteban-Martín.

Una bodega situada en una verdadera isla en la Ribera del Duero. Las peculiaridades de su suelo, altitud y climatología, unidas a su método de elaboración y viñedos propios, tienen como resultado vinos que expresan de manera rotunda la personalidad del terruño.

Sin herbicidas, ni insecticidas, ni productos nitrogenados, las descendientes de aquellas uvas destinadas a engrandecer a Dios, siguen al alcance de los mortales gracias a Bodegas Montebaco.

Vinos de château en la tierra de los castillos.

www.bodegasmontebaco.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Instagram Compartir en Meneame Compartir en MySpace compartir en Tuenti

+

0 comentarios