www.restauranthotelbar.com

Majestic Hotel & Spa Barcelona. “ El Anfitrión Perfecto estas Navidades”

miércoles 02 de diciembre de 2015, 10:14h
Si eres de los que cuidan los pequeños detalles y no quieres dejar nada al azar, atento a estos 10 consejos que Majestic Hotel & Spa Barcelona y la experta en protocolo, Bárbara de Senillosa,
Majestic Hotel & Spa Barcelona. “ El Anfitrión Perfecto estas Navidades”
Ampliar

MAJESTIC HOTEL & SPA BARCELONA nos da las claves para ser EL ANFITRIÓN PERFECTO ESTAS NAVIDADES

.- Con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, son ya muchos los que empezamos a planear menús, decoraciones y demás detalles con el objetivo de que nuestros invitados disfruten de una fantástica velada que recuerden por mucho tiempo. Si eres de los que cuidan los pequeños detalles y no quieres dejar nada al azar, atento a estos 10 consejos que Majestic Hotel & Spa Barcelona y la experta en protocolo, Bárbara de Senillosa, nos han preparado:

Pascal Billard, Barbara de Senillosa y Nandu Jubany

  1. Un buen anfitrión está pendiente de todos sus invitados. Es necesario presentar a todos con nombre, apellido y un pequeño detalle introductorio que pueda dar pie a iniciar una conversación. Además, antes de empezar, deberemos preguntarles por posibles alergías alimenticias.

  1. El Sitting Plan es esencial. Hay que planificar con antelación el lugar que ocupará cada comensal, teniendo en cuenta las normas de presidencia de la mesa. En caso de que sea necesario cambiar de sitio a algún comensal, habrá que explicarle personalmente el por qué. También es imprescindible contar con un lugar en el que puedan dejar sus abrigos.

  1. Aperitivo. Mientras se hacen las presentaciones y se espera a que lleguen todos los comensales, se recomienda servir un aperitivo con unas 3-4 elaboraciones. Ten cuidado con ofrecer demasiados apertivos que hagan que a la hora de sentarse en la mesa los comensales ya no tengan hambre.

  1. Hay que estar presente en todo momento. El anfitrión tiene que tener todo hecho para cuando lleguen los invitados, no puede estar levantándose de la mesa a cada rato para meter el pollo al horno o darle los últimos toques a la ensalada. Solamente después del postre, cuando todo el mundo haya terminado de comer, se pueden levantar todos. Si se dispone de otro salón, el café y las copas se pueden tomar aquí sin necesidad de seguir más tiempo en la mesa.

  1. ¡Cuidado con las flores! Si vamos a plantear una decoración floral, hay que evitar las flores con mucho aroma que puedan interferir en los sabores de la comida y nunca poner flores de plástico. Una opción perfecta son unas hortensias secas pintadas de dorado.

  1. ¿Qué hacer si los comensales traen vino o flores? En el caso del vino, siempre hay que abrirlo para acompañar a la cena y dar, de esta forma, las gracias. Si llevan flores, hay que ponerlas, incluso si no pegan con la decoración.

  1. Los colores. Verde, rojo y dorado son los colores ideales para decorar una mesa de Navidad. A la hora de decorarla, hay que tener en cuenta siempre la norma de que “menos es más” y no acabar disfrazando la mesa.

  1. La vajilla. Aunque es más elegante si solamente se utiliza una, se pueden combinar diferentes vajillas si no se dispone de platos suficientes para todos los comensales.

  1. Evitar comidas que dejen muchos restos. A la hora de planificar el menú, hay que evitar las comidas que dejen muchos restos en los platos como, por ejemplo, los huesos de un ave. Debemos cuidar la estética hasta el final.

  1. Sin presiones. Nada de presionar a los comensales para que coman más, que cada uno vaya a su ritmo y coma la cantidad que necesite.

recetas para estas navidades by nandu jubany y majestic hotel & spa barcelona

Nuestro solomillo Wellington
Ingredientes para 4 personas
1 pieza de solomillo de ternera
1 unidad Placa de hojaldre cruda
4 lonchas de hígado de pato fresco de unos 90 gr/ pieza
0,500 kg de duxelle (cebolla, champiñones, tomillo)
0,150 litro Nata liquida
Mostaza Dijon
1 huevo

Limpiamos el solomillo del cordón lateral y de las fibras/nervios. Recortamos la parte de la punta y de la cabeza con un corte uniforme y lo sazonamos con pimienta y sal. Lo doramos entero en una sartén con aceite y una vez dorado pero crudo por dentro reservamos y dejamos enfriar, pintándolo con un pincel ancho con la mostaza de Dijon. Reservamos en frio.

Cortamos la cebolla a brunoise (daditos pequeños) y la ponemos a pochar en aceite de oliva. Añadimos los champiñones también cortados en pequeño y alguna ramita de tomillo y dejamos que se vayan rehogando. Añadimos la nata liquida y dejamos reducir todo el conjunto.

Extenderemos la placa de hojaldre en una mesa con un poco de harina para que no se pegue y con la ayuda de un corta pasta redondo de unos 6 cm de diámetro cortaremos 8 piezas (2 unidades por persona).

Con un tenedor pincharemos tres o cuatro veces la superficie de la pasta que hemos cortado (para evitar que suba demasiado durante la cocción) y pintaremos la superficie con huevo batido.

Cortamos 4 lonchas de foie de unos 90 gr aprox.

Precalentamos a 200 grados el horno e introducimos las 8 piezas de hojaldre (necesitaran unos 20 minutos de cocción). Introducimos también el solomillo que, si lo queremos al punto, dejaremos unos 16 minutos en el horno también a 200 grados o más de 20 min si lo queremos más hecho.

Mientras tenemos todo en el horno, doraremos las escalopas de foie 2 minutos por cada lado en una sartén bien caliente sin nada de grasa y reservaremos con papel en la base para que absorba el exceso de grasa.

Una vez cocinado el solomillo y el hojaldre lo retiramos del horno y procedemos a emplatar. Cortamos el solomillo en 8 lonchas, 2 por plato. Ponemos una base de hojaldre en el plato y con la ayuda de 2 cucharas haremos una quenelle con la duxelle, pondremos el hígado de pato encima del solomillo y la otra base de hojaldre encima.

Huevo a baja temperatura con parmentier de patata y trufa de Osona

Ingredientes para 4 personas
4 unidades de huevos frescos de granja de buena calidad
600 gr de patatas
180 ml de leche entera
170 gr de mantequilla
1 pieza de unos 30 gr de trufa negra melanosporum
250 gr de mezcla de zanahorias tiernas de manojo, calabacines y yemas de espárragos verdes
180 gr de mezcla de setas del tiempo

Truco: dejaremos los huevos frescos 24 horas junto con la trufa, al ser porosos los huevos cuando pasen las horas cogerán aroma de trufa.

Calentamos el agua a 64º e introducimos los huevos enteros dentro unos 22 minutos (mientras la temperatura no pase de 64º los podemos dejar dentro para que se mantengan calientes). Si tenemos termomix podemos utilizarla con la cesta para controlar la temperatura.

Pelamos unas patatas y cortamos groseramente, las lavamos y ponemos a cocer en agua y sal unos 20 / 25 minutos (que queden cocidas pero no pasadas de cocción). Escurrimos para que pierdan toda el agua y las pasamos por un pasapurés.

Limpiamos las trufas con un cepillo y agua para retirar bien la tierra, las pelamos con una puntilla bien afilada. Reservamos las pieles y las ponemos a calentar con leche. Una vez la leche esté perfumada con las pieles de trufa, retiramos las pieles y añadimos la mantequilla dentro de la leche para que se ablande. Sazonamos con sal y pimienta blanca y añadimos a las patatas mezclando y montando el puré para que nos quede muy suave.

Pelamos las zanahorias y cortamos todas las verduras en daditos. Lo salteamos con poco aceite y las dejamos al dente. Limpiamos las setas de tierra, cortamos y salteamos.

Montamos el plato, poniendo una base / nido de puré de patatas, cascamos un huevo encima, añadimos las setas y verduritas por encima y laminamos bien fina la trufa que habíamos pelado encima del huevo.



MAJESTIC HOTEL & SPA BARCELONA

“En el mundo de grandes hoteles de lujo hoy lo viejo es lo nuevo”, así se refieren los expertos cuando hablan de hoteles con solera e historia como Majestic Hotel & Spa Barcelona.

Así es el Majestic de Barcelona, un hotel de inspiración decididamente histórica ubicado en el corazón del elegante Paseo de Gracia, que en su tiempo recibió a Ernest Hemingway y Antonio Machado, y tras una reforma de tres años ejecutada por el decorador y arquitecto Antonio Obrador, ha retomado su lugar en la iconografía de esta pequeña gran ciudad. Desde su apertura en 1918 pertenece a la familia Soldevila-Casals, así el hotel lleva casi 100 años formando parte activa de la arquitectura, la sociedad y la vida de Barcelona. Ubicado en un edificio de estilo neoclásico francés del Paseo de Gracia, son famosas sus vistas espectaculares a símbolos de la ciudad como la Sagrada Familia y la Casa Batlló.

Su amplia oferta gastronómica, dirigida por el Chef catalán Nandu Jubany, poseedor de una estrella Michelin, es una perfecta mezcla de cocina mediterránea de proximidad y de mercado, tradicional catalana y con toques internacionales, con opciones clásicas y contemporáneas, que pone énfasis en la distinción y la clase sobre todo lo demás.www.hotelmajestic.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Instagram Compartir en Meneame Compartir en MySpace compartir en Tuenti

+

0 comentarios