7 de diciembre de 2019, 13:43:50
NOTICIAS


Castillo de Canena presenta su aceite “Arbequina & Harissa”, una explosión de sabor equilibrada, picante y fresca

Por Jose Adolfo Coma

La compañía ha elaborado una receta propia, especial y única de la salsa Harissa (compuesta por pimiento rojo seco, cayena, ajo, cilantro y alcaravea), integrada magníficamente en su aceite arbequino. Sobre una base de aceite extra virgen arbequino excepcional, frutado y herbáceo, se suman con fluidez y en perfecta armonía las fragancias y sabores procedentes de la mezcla de especias


Castillo de Canena presenta su aceite “Arbequina & Harissa”, una explosión de sabor equilibrada, picante y fresca

  • La salsa Harissa es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa, Asia y Estados Unidos la convierten en un condimento clave

Siempre a la vanguardia en la elaboración de nuevos aceites innovadores y con la más alta calidad organoléptica, Castillo de Canena presenta aceite de oliva extra virgen “Arbequina & Harissa”. Para su elaboración, la compañía ha creado una receta propia, original y sorprendente de la salsa Harissa (compuesta por pimiento rojo seco, cayena, ajo, cilantro y alcaravea) que infusiona en sus mejores aceites de oliva extra vírgenes arbequinos.

“Hemos investigado en profundidad el mundo de la Harissa, y la tradición y usos de los diferentes picantes asociados a la cultura Mediterránea. Así, hemos elaborado una variación -especial y única- de este condimento, que maximiza, desde un punto de vista sensorial, el frutado y la percepción herbácea del aceite arbequino virgen extra, generando un picor y frescor en boca excepcionales”, ha afirmado Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena.

El nuevo “Arbequina & Harissa” destaca por su fluidez, equilibrio y frescor. De este modo, presenta en primer plano los aromas tostados y pungentes de la cayena, seguidos por las otras especias, donde se identifican perfectamente en el retrogusto cada una de ellas: ajo, cilantro y alcaravea. A esto, se le suma una combinación ponderada e intensificada con los aromas frutales y verdes del zumo de la aceituna arbequina fresca.

La Harissa y su historia

La Harissa –que proviene del verbo árabe harasa, que significa "golpear" o "romper en pedazos"- es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa y Asia ha convertido a este condimento en un producto clave para dar sabor y exotismo a cualquier plato.

Tradicionalmente, la Harissa ha estado estrechamente relacionada con la región del Magreb: el extremo noroeste de África que toca el mar Mediterráneo y está formada por los países de Túnez, Marruecos, Argelia y Libia.

La Harissa aparece en el centro de la cocina del Magreb desde que los exploradores del Nuevo Mundo introdujeron, en el siglo XVI, por primera vez en Europa el pimiento procedente de México y Perú. Los chiles viajaron al norte de África junto con los colonizadores españoles y con los comerciantes ambulantes de especias, y comenzaron a aparecer en los zocos, donde se agregaron especias y se adaptó la salsa Harissa a cada cocina local.

“En la región del Magreb, junto al Mediterráneo, conviven hileras de olivos nudosos, viñedos y campos de melones y tomates, destacando entre todos las plantaciones de pimientos. Siguiendo esta tradición, hemos querido desarrollar un producto único que tiene cientos de usos, y que agrega profundidad y punjente complejidad a cualquier plato”, ha explicado Rosa Vañó, directora Comercial y de Marketing de Castillo de Canena.

En Estados Unidos, la Harissa está ganando popularidad rápidamente como un condimento original, exótico y sabroso, siendo un ingrediente potente que amplifica el sabor de cualquier plato.

Recomendado como aderezo para mayonesas, tartares, ceviches, pescados a la parrilla, salpicones de marisco, cuscús, tajines, patatas bravas, vinagretas, guisos, entre otros. En Estados Unidos destaca su uso en barbacoas,

que infusiona en sus mejores aceites de oliva extra vírgenes arbequinos.

“Hemos investigado en profundidad el mundo de la Harissa, y la tradición y usos de los diferentes picantes asociados a la cultura Mediterránea. Así, hemos elaborado una variación -especial y única- de este condimento, que maximiza, desde un punto de vista sensorial, el frutado y la percepción herbácea del aceite arbequino virgen extra, generando un picor y frescor en boca excepcionales”, ha afirmado Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena.

El nuevo “Arbequina & Harissa” destaca por su fluidez, equilibrio y frescor. De este modo, presenta en primer plano los aromas tostados y pungentes de la cayena, seguidos por las otras especias, donde se identifican perfectamente en el retrogusto cada una de ellas: ajo, cilantro y alcaravea. A esto, se le suma una combinación ponderada e intensificada con los aromas frutales y verdes del zumo de la aceituna arbequina fresca.

La Harissa y su historia

La Harissa –que proviene del verbo árabe harasa, que significa "golpear" o "romper en pedazos"- es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa y Asia ha convertido a este condimento en un producto clave para dar sabor y exotismo a cualquier plato.

Tradicionalmente, la Harissa ha estado estrechamente relacionada con la región del Magreb: el extremo noroeste de África que toca el mar Mediterráneo y está formada por los países de Túnez, Marruecos, Argelia y Libia.

La Harissa aparece en el centro de la cocina del Magreb desde que los exploradores del Nuevo Mundo introdujeron, en el siglo XVI, por primera vez en Europa el pimiento procedente de México y Perú. Los chiles viajaron al norte de África junto con los colonizadores españoles y con los comerciantes ambulantes de especias, y comenzaron a aparecer en los zocos, donde se agregaron especias y se adaptó la salsa Harissa a cada cocina local.

“En la región del Magreb, junto al Mediterráneo, conviven hileras de olivos nudosos, viñedos y campos de melones y tomates, destacando entre todos las plantaciones de pimientos. Siguiendo esta tradición, hemos querido desarrollar un producto único que tiene cientos de usos, y que agrega profundidad y punjente complejidad a cualquier plato”, ha explicado Rosa Vañó, directora Comercial y de Marketing de Castillo de Canena.

En Estados Unidos, la Harissa está ganando popularidad rápidamente como un condimento original, exótico y sabroso, siendo un ingrediente potente que amplifica el sabor de cualquier plato.

Recomendado como aderezo para mayonesas, tartares, ceviches, pescados a la parrilla, salpicones de marisco, cuscús, tajines, patatas bravas, vinagretas, guisos, entre otros. En Estados Unidos destaca su uso en barbacoas, hamburguesas, alitas de pollo, sándwiches, patatas y maíz asados, etc.

“Para un producto tan especial, hemos querido resaltar su exotismo también en el diseño de la botella. Por eso, es la primera vez que ponemos un sleeve o etiqueta que rodea completamente la botella, creando un dibujo que recuerda a los azulejos del mundo árabe en color rojo y naranja; evocando también así la pigmentación del aceite y de la propia Harissa”, ha señalado Rosa Vañó.

Aceites del Siglo XXI

Perteneciente a su exclusiva colección “Aceites del Siglo XXI”, estos nuevos aceites de color rojo-anaranjado, están elaborados utilizando los mejores métodos de recolección, extracción y almacenamiento. Con un máximo de tres horas desde la recolección de las aceitunas hasta la molturación, y con la extracción en frío del aceite -mediante un sistema de dos fases- se consigue la mejor calidad para estos nuevos aceites infusionados con Harissa.

Los Aceites del Siglo XXI representan una línea que busca seguir aportando novedades y conceptos diferentes a una categoría de productos con más de 3.000 años de historia. Representa así toda una experiencia sensorial para el paladar, que permite disfrutar y recrearse en unos aceites innovadores que sorprenden por su originalidad, diferenciación y por seguir los más altos estándares de calidad.

Tras Primero “Royal Temprano”, se presentó Segundo “La Cata Horizontal” (una misma varietal -arbequino- procedente de las aceitunas recolectadas a lo largo de tres meses consecutivos: octubre, noviembre y diciembre).

Aceites del Siglo XXI

Perteneciente a su exclusiva colección “Aceites del Siglo XXI”, estos nuevos aceites de color rojo-anaranjado, están elaborados utilizando los mejores métodos de recolección, extracción y almacenamiento. Con un máximo de tres horas desde la recolección de las aceitunas hasta la molturación, y con la extracción en frío del aceite -mediante un sistema de dos fases- se consigue la mejor calidad para estos nuevos aceites infusionados con Harissa.

Los Aceites del Siglo XXI representan una línea que busca seguir aportando novedades y conceptos diferentes a una categoría de productos con más de 3.000 años de historia. Representa así toda una experiencia sensorial para el paladar, que permite disfrutar y recrearse en unos aceites innovadores que sorprenden por su originalidad, diferenciación y por seguir los más altos estándares de calidad.

Tras Primero “Royal Temprano”, se presentó Segundo “La Cata Horizontal” (una misma varietal -arbequino- procedente de las aceitunas recolectadas a lo largo de tres meses consecutivos: octubre, noviembre y diciembre). Después llegó Tercero “Arbequino al Humo de Roble” y, por último, “Biodinámico Picual” y “Biodinámico Arbequino”.

Castillo de Canena

Con una historia olivarera que arranca en 1780 y partiendo del cuidado de sus propios olivos de variedad picual, arbequina y royal, la familia Vañó controla personalmente todo el proceso de elaboración de sus aceites de oliva virgen extra hasta que llegan al punto de venta.

La compañía, que toma el nombre del castillo familiar que se alza en la loma del municipio de Canena (Jaén), tiene un respeto escrupuloso por el medio ambiente. Este compromiso con el desarrollo sostenible se materializa principalmente con plantas de energía fotovoltaica, una cubierta vegetal en toda la explotación que reduce la erosión del terreno y preserva la vegetación herbácea autóctona, y la utilización de los restos de poda en biomasa como combustible ecológico no contaminante.

En la actualidad, la empresa está presente en más de 50 países, como Reino Unido, Alemania, Rusia, EE.UU., Japón, China, Emiratos Árabes Unidos, México y Perú, entre otros; en los que sus aceites vírgenes extra han sido reconocidos con los máximos galardones internacionales.

Castillo de Canena es miembro de la alianza EVA (Extra Virgin Alliance), primera asociación internacional de productores de AOVE, cuyo objetivo es promover y garantizar -mediante estrictos controles y un sello de calidad común- la excelencia en la obtención y conservación de Vírgenes Extra a lo largo de toda la cadena de distribución; así como la sostenibilidad y preservación del ecosistema del olivar. EVA agrupa actualmente a productores en los cinco continentes: http://www.extravirginalliance.org

La compañía también pertenece a la asociación Grandes Pagos del Olivar, que agrupa a los mejores productores españoles de aceite de oliva virgen extra, que optan por producciones muy limitadas de un aceite de altísima calidad elaborado bajo métodos que mezclan el carácter artesanal con la aplicación de las tecnologías más avanzadas.

RestaurantHotelBar.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.restauranthotelbar.com