www.restauranthotelbar.com

Cómo llamar (y navegar) desde el extranjero y no arruinarse en el intento

Para aquellos que ya tienen la maleta hecha y el destino fijado les alegrará saber que desde ya pueden dejar a un lado la calculadora...

Cómo llamar (y navegar) desde el extranjero y no arruinarse en el intento

Es un fenómeno cíclico, aparece tras unas vacaciones en el extranjero, y sus síntomas son muecas de horror, maldiciones a voz en grito y algún que otro espasmo. Y es que para muchos españoles, año tras año, uno de los momentos más temidos, tras disfrutar de unas merecidas vacaciones más allá de nuestras fronteras, lo sigue protagonizando la factura de teléfono. El no haber seguido ciertos consejos, consultar y comparar tarifas o aplicar algunos trucos básicos, hacen, del mero hecho de abrir la ‘receta’ telefónica, un episodio traumático.

Para aquellos que ya tienen la maleta hecha y el destino fijado les alegrará saber que desde ya pueden dejar a un lado la calculadora y los malabares numéricos para evitar infartos con factura en mano. Comisión Europea mediante, el ‘roaming’ –coste de itinerancia- deja por fin de sonarnos tanto a ‘coco’. Aunque ponernos en contacto con nuestros seres queridos siga teniendo un sobrecoste, Bruselas ha establecido desde el 1 de julio un coste máximo para cada función del teléfono móvil (llamadas, datos y SMS) que van a agradecer nuestros bolsillos.
Este verano disfrutaremos de llamadas por un máximo de 19 céntimos por minuto, frente a los 24 céntimos que nos restaban en cuenta en 2013. Por otro lado, recibirlas baja de los 7 céntimos/minuto hasta los 5. Pero la mayor rebaja nos llega vía Internet. La conexión de datos adelgaza su tarifa en un 55%, o dicho de otro modo: de 45 céntimos/mega a 20 céntimos. Los siempre socorridos SMS fijan un máximo de 6 céntimos por mensaje enviado. Por cierto, no debemos olvidar que a estos precios/rebajas hay que incluirles el IVA (21%).
Al ahorro fijo que nos supone estas nuevas tarifas ‘made in UE’, Ausbanc une una serie de consejos prácticos que harán que el consumo de nuestro móvil no dispare la factura durante nuestras vacaciones:


Ojo con el ‘roaming’ de tu compañía

Primer paso: si el destino de tus vacaciones no es de los habituales, confirma si tienen acuerdos de ‘roaming’. A pesar de la sustancial rebaja impuesta por la Comisión Europea, conviene comprobar los detalles de la tarifa que marca nuestro operador. No olvides que si tu destino está fuera de la UE, las tarifas se disparan. Tanto hacer llamadas, como recibirlas y, por supuesto, la conexión de datos es mucho más cara. No obstante, siempre podemos reducir el máximo o desactivar los datos en ‘roaming’; si estás fuera, desactívalos y tira de ellos solo si te es imprescindible (más efectivo aún apagando antes la sincronización de tus cuentas). Un último apunte: si eres de los afortunados que se embarcan en un crucero, no lo dudes, apaga el móvil directamente. De no hacerlo, podrías ser víctima uno de los ‘atracos’ económicos más importantes de tu vida, ya que las tarifas que tiran de conexiones vía satélite (de las que se valen los cruceros) son carísimas.

Desconfía de las tarifas especiales


En el capítulo de ventajas está que si activas un paquete especial, obtendrás un coste fijo diario. Además, tu compañía debe limitarte el consumo de internet móvil a 50 euros. Algunas empresas te ofrecerán tarifas especiales para cuando salgas por la Unión Europea, solo acéptalas si se adaptan a tus necesidades escrupulosamente. Muchos estudios demuestran que con este tipo de tarifas acabamos pagando más.

Navegar, 75 veces más caro en Europa
En España gozamos de unas tarifas de datos+llamadas de lo más competitivas. Lástima que una vez cruzamos nuestras fronteras todo aquello que tenemos contratado no es válido en el extranjero: pasando a cobrarnos según la tarifa que corresponde al país en el que nos encontremos. Mientras que desde nuestra casa navegamos a unos asequibles 0,6 céntimos por mega; en Europa, y a pesar de la nueva normativa, el coste máximo de internet móvil en 'roaming' se ha reducido de 70 a 45 céntimos por megabyte (más IVA). Conclusión: 75 veces más caro. Un estudio del site www.comparaiso.es, avisa de que este verano leer un e-mail desde Europa costará 55 céntimos; consultar un diario digital, 1,10 euros; ver un vídeo de tres minutos se dispara hasta los 3, y hacer una videollamada con Skype de cinco minutos saldría por 10 euros.

Sin itinerancia de datos ni 3G

No debemos fiar todo el ahorro a la tarifa especial o servicio de ‘roaming’ contratado. Es muy importante que comprobemos la configuración de nuestro móvil antes de viajar. Muchos tienen activada la opción automática de descarga de correos, actualizaciones de aplicaciones o recibir mensajes. Por ello lo más práctico es desactivar la itinerancia de datos y la conexión 3G.

En lo imprescindible hallarás la virtud

Aunque suene a perogrullada, hacer sólo las llamadas imprescindibles y justas durante nuestro viaje puede suponer un ahorro sustancial en la factura. Esto implica que nos olvidemos de la típica llamada ‘¿Qué tal estás?’. Huelga decir que queda prohibida la descarga de aplicaciones, las redes sociales y los juegos. Un simple SMS (6 céntimos más IVA), más barato que lo habitual en España, puede ser suficiente.

Apaga el móvil cerca de la frontera

Uno de los trucos más sencillos, y uno de los más efectivos. Si te vas a mover por el interior del país o cerca de zonas fronterizas, especialmente en Andalucía, Extremadura o Galicia, debes saber que la falta de cobertura o la proximidad de Portugal puede hacer que nuestro terminal se conecte a una señal mejor y que ésta no sea de nuestra compañía, con el plus que esto supone.

Wifi pública, ahorro seguro

Cada vez son más los lugares (hoteles, restaurantes, centros comerciales, quioscos, museos, etc) a lo largo y ancho del mundo que disponen de WIFI gratuito. Es recomendable que te conectes cuando veas uno de ellos. A través de WhatsApp, Line, Skype (llamadas y videollamadas), Viber o Google Hangouts podrás dar rienda suelta a tus necesidades comunicativas sin coste alguno.

Tarjetas prepago en el país de destino

Antes de partir, es conveniente entrar en algún foro o página web para enterarnos de los precios de las tarjetas de prepago en el país de destino. En un gran número de ocasiones presentan unos precios muy competitivos. Simplemente tenemos que acercarnos a una tienda especializada y comprar, por un precio muy asequible, una tarjeta SIM. La única condición es tener un móvil liberado. Una vez hecho el cambio, sólo hay que darle tu nuevo número a alguno de tus contactos en España para que él pueda distribuirlo. Una operación fácil y sencilla que permitirá moverse por todo el país libremente.

Reclamar, la última vía

Si sigues todos estos consejos, no sufrirás en demasía a la vuelta de vacaciones con tu factura. No obstante, en caso de que el resultado final no se ajuste a lo que tú esperabas y tu compañía no te resuelve el problema, lo mejor es que acudas a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, además de a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor.


Información de tarifas ‘roaming’ por compañías

http://www.vodafone.es/particulares/es/descubre-vodafone/ahorra-con-vodafone/viajar-al-extranjero-roaming/

http://www.movistar.es/particulares/movil/viajar-al-extranjero-roaming/

http://movil.orange.es/tarifas/desde-el-extranjero/buscador/

http://www.simyo.es/moviles/tarifa-roaming.html

http://www.amena.com/tarifas/internacional-y-roaming/

https://www.tuenti.com/movil/soporte/roaming

http://www.yoigo.com/tarifas/llamar-en-el-extranjero/



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Instagram Compartir en Meneame Compartir en MySpace compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de RestaurantHotelBar.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.